“Sobrevivir la vida”

Abr 21, 2017

 

Más que Columna, apenas un simple Poste de Humor. 135 (Calorías de apenas 1 bizcochito)

Es que una persona o ser humano que se menosprecie de tal, va llegando a una edad en cuestión y como que el Don Tiempo te va pasando factura, preferentemente con RUT, por un tema de descontar impuestos.
El famoso Quino decía que la vida empieza recién a los 40, y en el mismo chiste hacía preguntar a Mafalda, su mejor creación, “entonces porqué nos hacen venir con tanta anticipación”...
Atinadísima la despeinada chica. Si vas a empezar a vivir recién a los 40, ya entrás cansado!!!
A mi cada día que pasa, por ejemplo, si se me cae algo al piso, dependiendo lo que sea, lo voy “arreando” con el pie. Si se me cae comida, queda ahí nomás, a los 2 segundo desaparece... conseguimos una aspiradorita negra chiquita marca “Atenea”, modelo “Gata”, que no solo aspira sino que lustra el piso también.
En el patio, la otra aspiradora que teníamos, modelo “Perra” marca “Mostaza”, dejó su modalidad chupa tierra y pasó a ser máquina trituradora, de lo que sea. Le da lo mismo un tupper a un “vaquero” o un marlo de choclo, lo que raye.
Seguimos en la terminología de Quino, y les digo, que ésta Mostaza, es seria “candidata a los gases lacrimógenos”!!! Decía, entonces, que el piso cada vez me queda más lejos.
Antes, en mi época joven, en mi cuarto, tenía un lugarcito en la mesa de luz pa guardar cajitas de chicles “Chiclet´s”; colita pal pelo (eran de mis hermanas, yo se las robaba pa hacerlas rabiar nomás); algún Coronado Ultra que le afanaba a la vieja; alguna “Condorito” media gastada y bastante releída; preservativos intactos, de colección, ni pa bombita de agua servían; y mugrerío de todo tipo y color.
Hoy en día mi mesa de luz se compone básicamente de un vaso con agua; algún libro de S. King; los “ojos” obviamente y pastillerío, mucho, variado y de diversos colores, desde plidex pa dormir, pasando por el atenolol pa la presión, Oxa B12 pa la ciática y hasta el más común de los perifares pa dolores varios, mezclados con zolben c, y la bolsita de agua caliente pa los dolores de espalda.

Y apenas estoy empezando a vivir. Pisando los 40. Inclusive, en el celular, el 1er número de emergencia es, justamente, emergencia del Sanatorio, el 2 es la gorda y el 3 es el cel de mi jefe, con el mensaje ya escrito, grabado y guardado: “Hoy no voy, toy hecho flecos, fiebre y decaído, mala noche”. Y paso con sueño también.
Y que quiere Doña, la vejiga cada 2 horitas se activa y pide salir a gritos. Y si no me levanto rápido, se me escapa alguna gota, y eso es todo un problema, porque no es cuestión únicamente de bajarse de la cama, y salir raudo y veloz, ya que directamente, en mi caso, no tengo cama, a colchón “pelau”, en el piso mismo.
Entonces ahí se plantea el dilema, 3 de la mañana, abro un ojo, dolor punzante en la zona inguinal que avisa, en extremo, que debo concurrir al urinario, urgente; intento levantarme de una, me pongo en pie creyéndome que todavía tengo la capacidad atlética de un gurí de 15 años. No la tengo. La perdí hace mucho.
Y cuando estoy subiendo, me voy acordando de mi edad actual ya que, al ardor producido por la carrera vorágine de la orina, se me suma el calambre casi paralítico, que me sacude la columna vertebral, más precisamente la zona lumbar, con hormigueo en pierna derecha, el cual hace que suspenda momentáneamente mi ascenso a ponerme en pié.
Y ahí me quedo por unos segundos, parado en el colchón, con mano derecha apoyada en el coxis, doblado hacia atrás, rodillas semi flexionadas, mirada al techo, por más que tenga los ojos cerrados... de mi boca salen epítetos varios, sobre defecaciones en mujeres, madres ellas, con un apetito sexual elevado. Y esos segundos son vitales y avergonzantes, ya que la vejiga sigue presionando, y el control es corto, entonces es en esos momentos en los cuales estoy convertido en estatua, los que me hacen perder un poco de liquido, y pierdo también la dignidad, ya que no duermo solo, no sé si me explico Vecina.
Es así, o compro una cama, cosa que la salida de la misma sea más fácil, más rápida; o quizá si no me da pa un sommier, hago instalar una roldana en el techo, en frente a mi lugar en el colchón, con una cuerda atada a mi lado, con un sobrepeso en la otra punta, la cual me ayude a levantarme sin tener que hacer tanto esfuerzo ni movimientos bruscos, solo fuerza de brazos; o sino directamente acepto mis casi 40 y voy viendo precios de chatas, de plástico nomás, tampoco me da la guita pa una de aluminio, eso es pa ricos. Apenas estoy entrando a vivir y ya entro cual bebé chico: gateando, durmiendo poco, comiendo blandito y con poco control de esfínteres.
Suerte que la vida es una sola, a “gatas” si voy pudiendo con ésta que tengo, se imagina Doña si fueran varias? Me voy al mazo sin ver las barajas!!! De cualquier forma Vecina, tenga en cuenta que solamente es una. Luche contra los dolores y salga; mire más el cielo y las estrellas; camine más; abrace más; bese más; hable a los ojos; juegue con sus niños; ame más...
No “sobreviva” la vida, vívala!!!

Salú!!!   

Emilio “Pelado” Machado.