“Siga insistiendo”

May 11, 2018

Más que Columna, apenas un simple Poste de Humor. 186 (La cantidad de músculos que me duelen)

Y si me pongo a recordar de estos casi 4 años de columnas humorísticas, creo que en el último año nomás, habré empezado tales escrituras, casi de la misma manera que voy a empezar ésta, un total de cómo… muchas veces Doña.
Las mismas arrancaban: “Deje Vecina, toy re caliente, ayer fui a jugar al fobal y…”. Y me volví a joder!!
Del último año, varias veces… Sigo insistiendo en algo que directamente nunca fue lo mío, por algo luego me dediqué al periodismo deportivo, que tampoco fue lo mío, por eso ahora, en el programa de humor que hacemos, tengo una columna deportiva… la cual tampoco ni siquiera hace reír.
Pa qué sigo insistiendo con el fútbol tonces caramba!!
Ahora terminé contracturado de ambas piernas, si con las 2 sanas soy malo… Antes el “consuelo personal del bobo” era: “bue, por lo menos corrí un poco, sudé, hice footing”; hoy el casi consuelo sería: “bue, por lo menos estuve caminando en cancha la hora completa que dura el match”.
Sacando cálculos rápidos, toy pagando $100 todos los jueves por ir a caminar en zigzag, ver pasar algo parecido a una pelota por al lado mío, encontrarme con algún amigo, recibir pelotazos que dejan marcas (cuando voy al arco), darme cuenta que mi poder de reacción cada año que pasa es cada vez más lento.
Si fuera en una gráfica, hace 15 años mis reflejos eran de un halcón en celo; hace 10 eran de una liebre en temporada de caza; hace 5 eran los de un gato veterano que aún puede subir algún techo… hoy mis reflejos son los de una tortuga con reuma y astigmatismo, internada en una casa de salud, con el único fin de reposar sus viejos huesos en un cómodo sillón, esperando a las 9 de la noche que arranque o “Ahora Caigo” o los Lunes “Master Cheff”. No agarro una.
Cada tanto miro al canchero pa ver si se acerca al timbre, el cual marca el fin del encuentro. Eso denota edad.
Y mi cerebro sigue elucubrando el mismo cuestionamiento previo: ¿¿pa qué sigo insistiendo??!! Es como el fumador, pitando un pucho, que lo mira y le dice (y se dice): “éste es el último, no fumo más”… y a la media hora fuiste a comprar otro suelto, y te lo fumás con culpa, pero después se te pasa.
Es como la clásica frase, casi de cabecera, de la mayoría de los jóvenes, sea cual fuere la época que sea: “no tomo más”.
Un clásico de clásicos el despertarse a las 2 de la tarde con una resaca bárbara, con agujas en los ojos y martillos en la cabeza y decir (pensar más que decir) tal frase mencionada… otra gran mentira porque después de varios perifares y uvasales, volvés a las andanzas esa misma noche.
¿Porqué el ser humano es tan terco y repetitivo en su accionar cuando esa acción determina un fin negro, deplorable, hasta con tintes trágicos? Es como nuestro beneplácito Presidente que sigue insistiendo con Bonomi y lo sigue saliendo a defender, eso demuestra terquedad al punto del obstinamiento y con líneas de tragi-cómico.
No sabes si reír o llorar. ¿Por qué, por ejemplo, Raúl sigue insistiendo en ir a votar a las elecciones Universitarias, si el único título educativo que posee es el de bachiller y el de un curso de corte y confección que hizo en la U.T.U. hace una punta de años?. Curso el cual le sirvió pa aprender a agrandarse los bolsillos de sus pantalones… futurista el Sendic.
Es como el senador Michelle Suárez, que sigue insistiendo que es nena, cuando la biología humana marca que si naciste con pito, sos nene. Punto. Y el “gordito” sigue insistiendo y hasta le pone la firma que él es nena… Todo dicho.
Y acá toy yo, con casi 40 y con casi 100 kilos, insistiendo en moverme. Debo pensar más en mis opciones en cuanto a mi capacidad y rendimiento… una muy buena opción de deporte es moverme del sillón a la heladera y de ahí al cuarto. Ejercicio de extremidades superiores, hacer dormir en brazos a mi Poli y hacer “volar alto” a mi Piti. El deporte es bueno pal corazón… Amar a mi familia también.

Salú!!

Emilio “Pelado” Machado

@postedehumor